lunes, 8 de septiembre de 2014

Image Comics II. Five Ghosts: The haunting of Fabian Gray. El Neopulp.

“Tras un trágico encuentro con el objeto conocido como Piedra de los sueños, el infame cazador de tesoros Fabian Gray fue poseído por cinco fantasmas literarios que le permiten hacer uso sus habilidades únicas”


El no tan infame, Fabian Gray.

Con esta premisa comenzaba la publicación de Five ghosts: The Haunting of Fabian Gray en marzo de 2013 la editorial Image Comics.


Los fantasmas atacan a Fabian.

Si juntamos en un cómic a un aventurero atormentado de mala reputación, nazis, una dama en apuros, cultos secretos, tentáculos, dioses araña, artes marciales, vampiros y situamos la acción en los años 40, la primera palabra que nos viene a la cabeza es: PULP, aunque como dice mi amigo y compañero de Podcast, Pablo García alias Ternin: “no debes tomar el nombre del Pulp en vano, pues, aunque el estilo y la temática sean iguales, ni los métodos de trabajo ni de producción son los mismos”.


Todo muy Pulp, oiga.

Así que voy a hablar de Neopulp, ¿Neopulp? sí, esa nueva corriente que desde hace un tiempo todo lo viene inundando, desde el cine al cómic pasando por series de televisión y literatura en un afán por homenajear y rescatar del ¿olvido? la estética, la temática y el estilo Pulp de la primera mitad del S. XX, corregido y aumentado puesto que también toma elementos de la cultura popular más contemporánea: la serie B, los zombis, la clonación, Asimov…

Con métodos de trabajo mucho más relajados, eso sí.

Esto del Neopulp en el cómic no es nuevo, lleva haciéndose desde hace tiempo y podemos encontrar ejemplos de sobra: La liga de los hombres extraordinarios, The Shadow, Sin City, Planetary o los actuales The Black Beetle, Fatale y el comic que nos ocupa, Five Ghosts: The Haunting of Fabian Gray.


Sacar a Alan Moore siempre da mucho caché, o no.

¿Qué nos ofrece este cómic? Pues exactamente todo lo que he comentado arriba narrado extraordinariamente por Frank J. Barbiere, que en este primer acercamiento a su obra me tiene, como decimos en mi tierra, “echaíto al barro” y dibujado de manera maravillosa por Chris Mooneyham, salido de “The Joe Kubert School of Cartooning and Graphic Art” y que me ha conquistado desde la primera viñeta ya que su trazo y su estilo tienen gran parecido a los de mi adorado John Buscema y por momentos puede recordarnos a Neal Adams o Denny O’Neill


Buscema de mis entretelas.

De momento sólo he leído el primer arco argumental, en el que nos presenta al protagonista, sus amigos y enemigos, sus demonios internos y de paso, los autores nos enseñan claramente de que va a ir la serie al mostrarnos sus influencias y homenajes en cada entrega: Poe, Lovecraft, Shang Chi, Indiana Jones o Neil Gaiman son claramente visibles en esos cinco primeros números.

¿Qué puedo decir? Estoy completamente enganchado a este cómic y no puedo esperar a que llegue a mi casa el segundo TPB para meterle mano, porque eso sí, de momento en España no está publicado ni se lo espera.

Nuestra recomendación desde Tertulia de tebeos es que no dejéis pasar la oportunidad de leer esta joyita de Image Comics que, aunque no es un fenómeno de ventas tiene una calidad altísima desde la primera a la última viñeta de cada cómic.

Ah, y en el número tres, sale un dragón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario