lunes, 13 de octubre de 2014

Vengadores 2.0






Marvel Now es una nomenclatura que se usó para encuadrar diversos lanzamientos de series Marvel hace un par de ellos. La broma consistía en cambiar de autores para ofrecer una mayor frescura en las tramas y levantar las ventas. Vamos, levantar las ventas.

Los Vengadores pasaron de un Bendis que tenía menos gasolina que saliva un camello a Jonathan Hickman, un colega que venía de una larga etapa en los 4F y de un coitus interruptus en Guerreros Secretos. Eso sí, un tipo que lo da todo en Image donde se guarda las mejores ideas no vaya a ser que un día lo pete a tope y le compren los derechos para una película. Que Marvel mola mucho pero aquí el más tonto te hace un traje de flamenca con sus lunares incluidos.

Total, que Hickman cogió no una sino dos series para el sólo. Empacho de Vengadores. Pero, ¿qué tal la ha ido a este señor después de casi dos años?




El padre de las criaturas





Pues depende de a quién le preguntes. Habrá quien tiene los pezones como los deditos de un mono y gente que prefiere ser sodomizado sin piedad por una bragapolla con tal de que quiten a este autor de la franquicia. Luego los hay que ni chicha ni limoná. Pero a esos no los conozco.

Los Vengadores y los Nuevos Vengadores son Vengadores 2.0. Después de más años que la tos con un modelo editorial que ha pivotado entre el drama de situación a la épica, Jonathan tira por la ciencia ficción pura alejándose del género y de sus arquetipos.

La premisa en ambas series es ambiciosa: Amanazas brutales, constantes y enormes; dignas de la JLA de Morrison. En una, los constructores seres que dan vida y muerte a sistemas enteros, en la otra el choque de planetas de forma literal. Todo sin desayunar siquiera. A cada momento hay algo que puede destruir la existencia. Cada enemigo es más formidable... y original. Aquí no veremos al Conde Nefaria ni a Zemo... Aquí la plantilla de villanos y héroes se refresca para no contar siempre lo mismo.

Sólo la trinidad se mantiene. Sólo Iron Man, el Capi y Thor se mantienen dentro de un plantel lleno de rostros desconocidos o, todo sea dicho, desaprovechados.

Los Vengadores deben crecer para mantener la paz; pero a costa de un desarrollo de personajes cortito con sifón que se equilibra con unos conceptos argumentales geniales y épicos.

Aun estás a tiempo de correr como una perra a tu librería habitual y hacerte con estas grapas. No te arrepentirás, o sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario